En medio del dolor, se manifestó el esposo de Farida, la mujer de 45 años que fue encontrada en el interior de una pitón de cinco metros en la región central de Indonesia. “Siempre lamentaré haber dejado que mi esposa saliera sola”, expresó tras el terrible hallazgo.

“Si hubiera estado con ella, la serpiente no se habría atrevido a atacarla. Lamento el sufrimiento que padeció y siento pena por nuestra familia”, agregó Noni, el viudo, en medios locales.

Según informó el portal Detik, el 6 de junio Farida había ido al bosque para vender comida en un mercado local cerca de su hogar en el pueblo de Kalempang y no volvió.

Preocupado por su ausencia, Noni alertó a los vecinos y en conjunto iniciaron una búsqueda por la aldea de la isla de Célebes para intentar dar con su paradero.

Al día siguiente, se toparon con una pitón de 5 metros con un gran bulto en el estómago. En un video de la escena se observa la enorme serpiente con la lengua saliendo de su boca.

Ante esta situación y con la peor sospecha, los aldeanos decidieron cortar la piel de la pitón con un machete y fue entonces que encontraron a Farida en su interior. El cuerpo fue retirado y llevado para un entierro religioso en el distrito de Pitu Riawa, en la provincia de Sulawesi del Sur.

Video Placeholder

Así encontraba a la pitón que se comió a la mujer. (Video: Gentileza foxnews.com)

El jefe de la aldea de Kalempang, Suardi Rosi, relató que Noni encontró a la serpiente con el estómago hinchado durante la búsqueda. Inmediatamente sospechó que la pitón se había comido a su esposa. Los aldeanos colaboraron para capturar a la pitón y sacar el cuerpo de Farida, que estaba intacto, incluso con la ropa que llevaba puesta cuando fue atacada, ya que digerir completamente una comida de ese tamaño le habría tomado a la serpiente semanas.

Tras la terrible noticia, Noni expresó: “Siempre lamentaré haber dejado que mi esposa saliera sola. Si hubiera estado con ella, la serpiente no se habría atrevido a atacarla. Lamento el sufrimiento que padeció y siento pena por nuestra familia”.

Las pitones reticuladas, la especie más larga del mundo, habitan en el sudeste asiático, incluyendo Indonesia. Su tamaño puede superar los 6,25 metros y ocasionalmente se han registrado ataques a humanos.