Muchas personas sanas y deportistas, especialmente mujeres, con valores de IMC normales, por debajo de 25, suelen tener queja de la grasa acumulada en el cuerpo, especialmente en la cintura, caderas y muslos, y de querer perder grasa localizada con el ejercicio o dietas especiales en busca de un cuerpo más cercano al ideal como deportistas.

Queda en el olvido que la forma del cuerpo o la distribución de la grasa no sólo es una cuestión genética, que se puede mejorar con el ejercicio hasta un cierto punto, pero que puede ser favorable desde el punto de vista de la salud.

Esto es lo que indican los resultados del estudio sobre hipertensión de la American Heart Association, que señalan que desde el punto de vista de la salud, el lugar donde se acumula la grasa es más importante que la cantidad, ya que la grasa acumulada en la cintura se asocia a mayor riesgo de hipertensión y problemas cardiovasculares, y en cambio la grasa acumulada en las piernas se asocia a un menor riesgo de hipertensión arterial.

Los hallazgos de la investigación se mantuvieron incluso después de ajustar por edad, sexo, raza y etnia, educación, tabaquismo, consumo de alcohol y niveles de colesterol y grasa de la cintura, aunque en menor grado.

La relación entre obesidad, sobrepeso e hipertensión es compleja y multifacética. Adobe Stock
La relación entre obesidad, sobrepeso e hipertensión es compleja y multifacética. Adobe StockPor: Friends Stock – stock.adobe.com

Los investigadores piensan que la protección frente a la hipertensión por tener un mayor porcentaje de grasa en las piernas, podría servir como un objetivo para los esfuerzos de prevención, aunque se necesitan más estudios.

Protección frente a la hipertensión

El investigador principal Aayush Visaria, estudiante de cuarto año de Medicina en Rutgers New Escuela de Medicina de Jersey en Newark, Nueva Jersey, afirmó sobre su estudio:

“Lo que hemos visto es que ‘no es solo cuánta grasa tienes, sino dónde se encuentra la grasa’ lo que importa en relación con la salud, o en la hipertensión como en este caso. Aunque sabemos con certeza que la grasa alrededor de la cintura es perjudicial para la salud, no se puede decir lo mismo de la grasa de las piernas. Pero si tienes grasa extra en las piernas, lo más probable es que no sea algo malo e incluso sea algo beneficioso que puede proteger frente a la hipertensión, según nuestros hallazgos”.

Los investigadores sospechan que medir la grasa en las piernas podría ayudar a orientar a los esfuerzos de prevención de la presión arterial. sam richter - stock.adobe.com
Los investigadores sospechan que medir la grasa en las piernas podría ayudar a orientar a los esfuerzos de prevención de la presión arterial. sam richter – stock.adobe.com

Los investigadores examinaron la tasa de tres tipos de hipertensión arterial en relación con el porcentaje de tejido graso en las piernas de casi 6.000 adultos inscritos en las encuestas nacionales de examen de salud y nutrición 2011-2016. La edad promedio de los participantes era de 37 añoscasi la mitad eran mujeres y el 24% tenía presión arterial alta, definida como presión arterial> 130/80 mm Hg.

Las exploraciones especiales con rayos X midieron el tejido adiposo de las piernas y estas medidas se compararon con el tejido adiposo corporal en general. Los investigadores clasificaron a los participantes según un porcentaje alto o bajo de grasa en las piernas: con un alto porcentaje en grasa como 34% o más para los hombres y 39% o más para las mujeres.

“Si estos resultados se confirman mediante estudios más amplios y sólidos, y en estudios que utilicen métodos de medición fácilmente accesibles, como la circunferencia del muslo, existe la posibilidad de afectar la atención al paciente”, revela Visaria. “Así como la circunferencia de la cintura se utiliza para estimar la grasa abdominal, la circunferencia del muslo puede ser una herramienta útil”, concluye.