El dólar blue y los tipos de cambio alternativos volvieron a subir este martes y la brecha con el oficial volvió a niveles superiores al 40%. Así, marcó picos que no se veían desde febrero y la duda es si esa distancia se seguirá ampliando.

En el terreno del dólar financiero, las alzas del contado con liquidación (CCL) responden a una menor oferta de los exportadores, debido al mecanismo que permite liquidar el 80% de las divisas en el segmento oficial y un 20% en el CCL. Esta operatoria se conoce como dólar blend porque el vendedor consigue un precio intermedio entre ambas cotizaciones.

“Cuando el volumen que el blend deriva al CCL cae, los precios del CCL y el MEP suben de forma significativa. Esta mayor sensibilidad de esas cotizaciones a dicho volumen comercial parece ser resultado de las últimas bajas de tasa y del relativamente bajo diferencial de tasa en dólares asociados”, sostuvieron desde Outlier.

La brecha entre el dólar oficial y el contado con liquidación fue mayor al 46% este martes. (Foto: AFP/Brendan Smialowski).
La brecha entre el dólar oficial y el contado con liquidación fue mayor al 46% este martes. (Foto: AFP/Brendan Smialowski).

En otras palabras, la tasa en pesos y el ritmo de devaluación oficial son tan parecidos que no resulta atractivo desprenderse de las divisas. En su lugar, los exportadores pueden optar por tomar crédito en pesos o refinanciar préstamos en moneda extranjera mientras esperan un mejor momento para vender sus dólares.

Pablo Repetto, socio de Aurum, coincidió con sus colegas, y sumó: “Hasta hace un tiempo atrás, el blend representaba el 60% de lo que se operaba en MAE y CCL, pero ahora bajó a 40%. Entonces, hay que conseguir oferta para completar un 60% de la demanda y eso lleva a un precio distinto porque los que venden no son exportadores que obligados a liquidar”.

Para Dephos Investment, tanto el dólar financiero como los bonos -que volvieron a caer este martes- esperan definiciones sobre la falta de dólares, teniendo en cuenta el volumen de compras por parte del Banco Central disminuyó en las últimas ruedas. No obstante, esa compañía consideró que la decisión oficial de no emitir nuevos pesos “permitirá contener la actual suba de la brecha y también ponerle un techo al riesgo país”.

La proyección de los analistas para la brecha

La dinámica cambiaria en la Argentina es difícil de prever, especialmente porque son varios los factores que influyen en ella. Y no solamente se relacionan con cuestiones económicas, sino también políticas.

En ese sentido, Rocío Bisang, economista de Eco Go, mencionó la Ley Bases, la renegociación con China por el swap, el dato de inflación de junio, la liquidación de la cosecha y la evolución de las expectativas en general. “Esos son algunos de los factores que hoy suman presión a los dólares paralelos y que van a marcar el ritmo hacia adelante, con algunos jugando a favor y otros en contra”, indicó.

El Banco Central redujo el volumen de compra de dólares en las últimas semanas. (Foto: NA).
El Banco Central redujo el volumen de compra de dólares en las últimas semanas. (Foto: NA).

Por el lado del dólar financiero, Juan Manuel Franco, economista jefe de Grupo SBS, afirmó que la variable fundamental a seguir serán los flujos de dólares de los exportadores, ya que determinarán qué tanta oferta de contado con liquidación por dólar blend habrá.

A su turno, Martín Polo, jefe de estrategia de Cohen, sostuvo: “Obviamente, nos preocupa que la brecha salte y el dólar financiero aumente un 15% en tan poco tiempo porque es un termómetro de la economía. Sin embargo, creemos que no va a seguir escalando porque todavía hay razones para que se mantenga controlada”.

Sobre ese punto, el economista consideró que el fenómeno inusual fue la rápida compresión de la brecha a valores que llegaron a rondar el 15% durante los primeros meses del actual gobierno. “Esa era la sorpresa. Estar en un contexto de brecha cambiaria un poco más cerca del 30% era más esperable y tiene más sentido para el nivel de control de cambios que hay hoy en la Argentina”, completó.

Para Repetto, tampoco habrá una suba exagerada de los dólares paralelos. “Tengo la sensación de que no hay mucho más margen para que siga subiendo la brecha, pero hay que monitorear cuánto es la oferta en el segmento oficial a este tipo de cambio. Si bien no estamos esperando un CCL mucho más arriba de $1700 para fin de año, ese valor implicaría una brecha de 60% si el ritmo de suba del tipo de cambio oficial se mantiene”, cerró.