Sandra Pettovello tuvo otra crisis de llanto y volvió a amagar con renunciar al ministerio de Capital Humano tras el escándalo de los sobresueldos que derivó en la salida de Pablo de la Torre.

 

Javier Milei no la quiere echar ni mucho menos, pero en el Gobierno temen que la propia Pettovello decida abandonar el gobierno. No es la primera crisis de llanto que tiene la ministra, pero ahora la preocupa el avance de la causa judicial que ella mismo inició por el pago de sobresueldos mediante convenios con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI).

 

Desde la salida de De la Torre, Milei compartió decenas de tuits y me gusta para bancar a Pettovello. «¿Quieren saber por qué la operan a la Ministra Pettovello con tanta furia? Aquí la respuesta. Está sacando a la luz lo peor de la corrupción política: robarle el alimento a los segmentos vulnerables del país. Están desesperados y dispuestos a lo que sea con tal de frenarla. VLLC», tuiteó Milei en la noche del viernes.

 

Milei tiene una consideración especial hacia Pettovello. En su despacho la única foto que tiene es de cuando le toma juramento a la ministra de Capital Humano, que suele dormir en Olivos casi todas las semanas.

 

«Antes de que se vaya Sandra, se va Javier», repiten en la Rosada para defender a la ministra. Otros libertarios recuerdan con cinismo que Nicolás Posse era el mejor amigo que tenía Milei en la política y eso no lo salvó de ser el jefe de gabinete con menos días en el cargo en la historia.