La Policía avanza en la investigación del caso de un hombre que se hizo pasar por un agente penitenciario de Corrientes, denunció un violento robo, pero mostró inconsistencias en su relato, por lo que se demostró que era falso. Este miércoles se realizaron nuevos allanamientos donde descubrieron que su auto de alta gama estaba adulterado.

 

 

El operativo se realizó en la calle Juan B. Justo al 450, la Policía secuestró el vehículo Audi A3 color gris que pertenece al denunciante, el mismo no tenía patente colocada y contenía elementos de procedencia dudosa. La denuncia el supuesto penitenciario la hizo el 5 de mayo de 2024, donde alegó haber sido víctima de un robo armado en la avenida 9 de Julio y calle 20.

 

Según el denunciante de 38 años, domiciliado en Barranqueras, un hombre lo abordó y amenazó con un arma de fuego, le sustrajo $ 700.000 y un celular Samsung A03. Benavides mencionó ser cabo primero del servicio penitenciario. Sin embargo, las inconsistencias en su declaración y la falta de documentación del vehículo llevaron a las autoridades a dudar de su relato.

La fiscalía N° 10 ordenó el secuestro del Audi y la verificación del motor y chasis del automóvil. Durante el procedimiento, el denunciante intentó huir, pero fue rápidamente detenido. Se reveló que había sido desafectado del Servicio Penitenciario de Corrientes hace un año.

El registro del vehículo, autorizado por el Decreto Fundado N° 71, resultó en el secuestro de varios objetos: una esposa marca Huston, un par de borcegos, una gorra policial, un pantalón de grafa gris, y una tricota de lana gris. Además, se encontraron elementos de falsificación que motivaron un secuestro impostergable: dos patentes apócrifas (IOQ-019), tres copias de credenciales apócrifas con datos del penitenciario y el rango de sargento.

El operativo contó con la colaboración del Departamento Canes y los perros de antinarcóticos Aliz y Zaira. Además, la Planta Verificadora Vehicular Metropolitana, determinó que el número de motor era original, pero no estaba inscripto, y que el chasis presentaba adulteraciones.

La investigación continúa para determinar la procedencia y uso de los elementos secuestrados, así como el vínculo del denunciante con los mismos.