En un jornada dedicada a celebrar el Día Mundial de la Horticultura, que se celebra cada 17 de mayo, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) remarcó la importancia vital de las buenas prácticas agrícolas (BPA). Estas acciones no solo definen la manera en que se cultivan y procesan los productos agropecuarios, sino que también aseguran su inocuidad y calidad.

Desde la siembra hasta la cosecha y el almacenamiento, las BPA buscan garantizar que cada etapa del proceso agrícola cumpla con los estándares necesarios para una producción segura y respetuosa con el medio ambiente.

En ese sentido, este enfoque no solo ayuda a mitigar los riesgos biológicos, físicos y químicos asociados con los productos hortícolas, sino que también promueve la calidad higiénico-sanitaria en la cadena alimentaria, señalaron.

En un contexto donde la demanda de alimentos seguros y de calidad está en constante aumento, especialmente en el ámbito de las frutas y hortalizas, la horticultura argentina se destaca por su amplia distribución geográfica y la variedad de especies que produce. Reconocidas por su alto valor nutricional, estas hortalizas son fundamentales para una dieta equilibrada, gracias a su contenido de vitaminas, minerales y fibras, explicó el SENASA.

En el Día Mundial de la Horticultura, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) destacó su papel crucial en la seguridad y calidad de los alimentos. (Foto: SENASA)
En el Día Mundial de la Horticultura, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) destacó su papel crucial en la seguridad y calidad de los alimentos. (Foto: SENASA)

Las buenas prácticas agrícolas son clave para la seguridad alimentaria y la salubridad en la producción hortícola

En tanto, la reciente Resolución Conjunta 5/2018 representa un paso importante en la regulación de la producción de frutas y hortalizas en Argentina. Esta medida, que incorpora al Código Alimentario Argentino las buenas prácticas frutihortícolas obligatorias, impone requisitos mínimos de higiene e inocuidad que deben cumplir todos los actores del sector, desde los productores primarios hasta los puntos de comercialización, excluyendo únicamente los establecimientos registrados como empaques.

Entre los requisitos establecidos se encuentra la obligatoriedad de estar inscrito en el Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (RENSPA), que abarca todas las actividades agrícolas y ganaderas.

Video Placeholder

Carne vacuna y soja con certificado «libre de deforestación».

Asimismo, exigen la identificación de los alimentos frutihortícolas producidos mediante etiquetas o rótulos, así como el traslado de los productos a través del Documento de Tránsito Vegetal electrónico (DTV-e), garantizando así la trazabilidad y la seguridad en la cadena de producción y comercialización.

Por consiguiente, el cuidado responsable del uso de productos fitosanitarios emerge como una prioridad indiscutible en la producción agrícola, según las directrices establecidas. Cumplir con las recomendaciones y restricciones de uso indicadas en el marbete/etiqueta, registrar las aplicaciones realizadas y limitarse a productos autorizados por el SENASA, constituyen medidas esenciales para preservar la seguridad alimentaria y el equilibrio ambiental.

Por otro lado, el manejo eficiente del agua “no solo es una necesidad, sino una obligación moral y práctica en el sector agrícola”. Enfatizaron desde el organismo nacional que, recomendaciones como realizar análisis fisicoquímicos y microbiológicos del agua utilizada, tanto para consumo humano como para riego agrícola, se suman al llamado a un uso racional y seguro del recurso, garantizando así su disponibilidad para las generaciones futuras.

SENASA, destacó el papel crucial de prevenir la contaminación por fertilizantes y enmiendas en la sostenibilidad agrícola. (Foto: SENASA).
SENASA, destacó el papel crucial de prevenir la contaminación por fertilizantes y enmiendas en la sostenibilidad agrícola. (Foto: SENASA).

Desde SENASA promueven el apoyo técnico y profesional para la producción de hortalizas

Del mismo modo, la manipulación higiénica de las hortalizas y frutas desde su cosecha hasta su empaque no es una sugerencia, sino un requisito ineludible para la preservación de la salud pública, explicaron desde SENASA. También, señalaron que el lavado adecuado de manos, control de animales y la asistencia de personal técnico capacitado “son aspectos fundamentales para asegurar la inocuidad de los productos que llegan a nuestra mesa”.

En la integración del sector agrícola y la sostenibilidad ambiental, la prevención de la contaminación por fertilizantes y enmiendas juega un papel crítico, destacaron. Enfatizaron que, “garantizar que estos insumos estén registrados y sean utilizados de manera responsable y segura es esencial para preservar la salud del suelo y el entorno natural”.

Del mismo modo, la asistencia técnica “se erige como un recurso invaluable en la implementación de las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA)”. La capacitación y actualización constante del personal encargado de la producción asegura una ejecución eficaz de las normativas y contribuye a la mejora continua en la calidad y seguridad de los productos, afirmaron.

SENASA explicó que la trazabilidad mediante registros es clave para la gestión y la transparencia hacia el consumidor. (Foto: SENASA).
SENASA explicó que la trazabilidad mediante registros es clave para la gestión y la transparencia hacia el consumidor. (Foto: SENASA).

Adicionalmente, la trazabilidad a través de planillas y registros detallados, no solo es una herramienta de gestión, sino un compromiso con la transparencia y la responsabilidad ante el consumidor, explicó SENASA.

Estos registros proporcionan datos objetivos para la toma de decisiones y la garantía de la calidad desde el campo hasta la mesa. Por último, el enfoque de “Una Salud” promueve una visión holística de la producción agrícola, donde la salud de las personas, los animales y el medio ambiente están interconectados.

Esta perspectiva guía las acciones hacia un modelo de desarrollo sostenible, equitativo y respetuoso con la diversidad biológica y cultural, sostuvo el organismo nacional.