Un joven de 22 años denunció que fue asaltado y violado por tres hombres después de salir de un boliche el sábado en la noche en Ituzaingó. De acuerdo con la declaración de la víctima, los agresores lo engañaron diciéndole que iban a una quinta, pero al avanzar y llegar a un descampado, se detuvieron para atacarlo.

El joven había asistido a la fiesta de fin de año de la empresa donde trabaja y continuó festejando con unos amigos en el boliche. El grupo se dividió cuando regresaban a sus hogares. Los compañeros pidieron un Uber y él, un DiDi motos.

Mientras que esperaba, fue abordado por tres hombres y aceptó la invitación a la quinta que, según le aseguraron, quedaba a la vuelta, pero al llegar al punto entre Los Potros y El Tirador, a metros del Acceso Oeste, se detuvieron. El descampado estaba a solo una cuadra de la zona de boliches, desde Vap Club hasta Club Parque Leloir.

Uno de los delincuentes les dijo a sus cómplices que se fueran. Cuando quedaron solos, el hombre sacó un cuchillo para amenazar al joven y lo violó. Luego, los otros dos le robaron el celular y la billetera.

Después de lo sucedido, llamó a su mamá y denunciaron en la comisaría. El examen médico reveló que el joven sufrió cortes en una pierna y presentó signos de abuso sexual.

La policía identificó a los agresores por las cámaras de vigilancia del partido.  (Foto de archivo: Ministerio de Seguridad bonaerense).
La policía identificó a los agresores por las cámaras de vigilancia del partido. (Foto de archivo: Ministerio de Seguridad bonaerense).

Por los momentos, dos de los agresores, de edades entre 20 y 30 años, fueron detenidos y permanecerán en la comisaría. Según informó el diario Clarín, la Policía bonaerense los identificó por las cámaras de seguridad del partido. “Seguían de gira desde la madrugada, a las 20 los agentes los encontraron en la vía pública. Son vecinos de Ituzaingó y estaban cerca de la zona del hecho”, confirmaron las autoridades al medio.

Pese a que detuvieron a tres, la víctima solo reconoció a dos y la tercera persona fue liberada. Ninguno de los acusados quiso declarar ante el fiscal que tomó el caso, Marcelo Tavolaro, quien está a cargo de la Fiscalía Descentralizada N°1 de Ituzaingó.

“Tenemos suficientes evidencias para que vayan a juicio”, afirmaron las autoridades. El próximo paso será la solicitud de prisión preventiva por parte del Ministerio Público Fiscal, que debe hacerse dentro de 30 días.

Los detenidos fueron acusados por robo agravado por el uso de arma y abuso sexual agravado con acceso carnal. La pena máxima sería 35 años de prisión. El caso se procesa en el Juzgado de Garantías a cargo de la jueza Marianela Tschiffely.