El titular del Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil, Alexandre de Moraes, habló personalmente -según reveló este domingo por la noche- con Jair Bolsonaro y con Luiz Inácio Lula da Silva para felIcitarlos por la jornada y estimó que no hay “riesgo real” de que se impugnen los resultados.

“No hay riesgo. En cuanto a posibles grietas, es parte del juego democrático”, dijo Moraes en declaraciones a la prensa.

Clave en el desarrollo del proceso que precedió al balotaje con decisiones que marcaron parte del desarrollo de la campaña, Moraes dijo que llamó “personalmente” a Lula y a Bolsonaro.

“Fue para decirles que la Justicia Electoral pudo proclamar el resultado y felicitarlos por su participación”, relató.

El juez ponderó también el rol del presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, como “defensor de la democracia, del estado de derecho”.

“Nunca dejó de posicionarse a favor de la democracia y el sistema electoral y las urnas”, destacó sobre el legislador, del partido Demócratas y que llegó a la jefatura del Congreso impulsado por Bolsonaro.