La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) incautó este jueves más de 2.000 toneladas de granos en una granja porcina de la provincia de Buenos Aires. Según informaron, el operativo se realizó en la localidad de Chivilcoy, donde un productor no pudo justificar la adquisición del insumo utilizado como alimento para los animales. En total, los inspectores resolvieron la interdicción de 1.939 toneladas de maíz, 95 de soja, y 4,5 de cebada.

Durante una fiscalización, los agentes de la Dirección General Impositiva (DGI) constataron “la falta de documentación que respaldara la tenencia de sus stocks de materia prima, por lo que procedieron a incautar el 100% de los mismos”, precisó el organismo recaudador en un comunicado.

Los granos se encontraban en silos de chapa y eran almacenados para el engorde del ganado porcino con destino a consumo humano. La empresa comercializaba su producción en carnicerías de la zona y del Gran Buenos Aires, y también elaboraba chacinados y embutidos.

La AFIP incautó más de 2000 toneladas de granos en un criadero de cerdos

“Los cruces de información de las áreas de la AFIP especializadas en el sector agropecuario permitieron detectar inconsistencias en el establecimiento. A partir de esta irregularidad, se procedió a decomisar la mercadería”, se precisó.

A su vez, se relevaron 1400 cabezas de ganado porcino y 14 empleados en relación de dependencia, cuya registración será evaluada por el organismo público. En el operativo participaron miembros de la policía bonaerense.

Se desarticularon más de 53 mil toneladas de granos en lo que va del año

En septiembre, la AFIP informó que desarticuló maniobras de evasión por 53.318 toneladas de granos en lo que va del 2022.

De acuerdo con los datos provistos por el organismo, la cifra representa la carga de más de 1.778 camiones con acoplado que, puestos uno detrás de otro, alcanzan los 35,5 kilómetros de extensión.

Los granos fueron interceptados por la AFIP durante procedimientos realizados en rutas, en los pasos fronterizos controlados por la Aduana, como también a partir de tareas de cubicaje de los inspectores de la DGI para detectar posibles diferencias entre las existencias físicas y los stocks declarados en los libros sistémicos obligatorios.

En este sentido, se indicó que la mayor parte de la mercadería incautada en los diversos operativos realizados a lo largo del país correspondió a porotos de soja, seguida de maíz partido, maíz, trigo y ajo.

En tanto, la AFIP también desarticuló maniobras fraudulentas en la comercialización de alpiste, avena, azúcar, cebolla y pasas de uva, entre otros productos.