Doce gobernadores serán electos en el balotaje del domingo en Brasil, pero el foco está posado sobre San Pablo, el estado más poblado, con 46 millones de habitantes, que genera un tercio de la riqueza del país y que es el escenario de una férrea disputa entre el favorito, el bolsonarista Tarcisio de Freitas, y Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT).

Por primera vez desde 1994 San Pablo no tendrá un gobernador del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) al que pertenece el actual mandatario Rodrigo García, que salió tercero el 2 de octubre y decidió, contra la opinión del partido, el apoyo “incondicional” a Freitas y al presidente Bolsonaro.

Esto significa que la extrema derecha y el PT están en condiciones de gobernar por primera vez el bastión financiero, industrial y científico de Brasil, que tiene además las principales universidades públicas del país, la Universidad de Sao Paulo (USP) y la Universidad de Campinas (Unicamp), que dependen del estado regional.

En la primera vuelta, el exministro de Infraestructura bolsonarista Freitas, del partido Republicanos, vinculado a la Iglesia Universal, venció por 42% a 35% a Haddad, exministro de Educación de Luiz Inácio Lula da Silva y exintendente de San Pablo.

Haddad fue el candidato del PT en 2018 en la elección en la que ganó Bolsonaro cuando Lula estaba proscripto por una condena a prisión por la Operación Lava Jato, que luego fue anulada por la corte suprema.

Las encuestas otorgaban hasta esta semana una amplia victoria a Freitas, beneficiado por el voto conservador antiizquierdista del interior rico de San Pablo, región conocida informalmente como la “Texas” brasileña, con los mayores niveles del índice de desarrollo humano de Brasil.

Si Freitas gana y Bolsonaro pierde la reelección, San Pablo podría convertirse en el reducto natural del poder bolsonarista, con el comando del diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente.

El sondeo de Ipec de esta semana arrojó un empate técnico dentro del margen de error, con Freitas al frente con 46% contra 43% de Haddad.

Bolsonaro logró imponer en San Pablo a Freitas pese a que él es oriundo de Río de Janeiro y promete una agenda de privatizaciones en la que se incluiría la gigante Sabesp, la empresa de agua y alcantarillado más grande de Brasil.

Bahía

Otras de las elecciones clave de este domingo será en Bahía, quinto estado en importancia de Brasil, gobernado desde 2007 por el PT.

Las encuestas dan situación de empate técnico entre Jerónimo Rodrigues, del PT de Lula, contra Antonio Carlos Magalhaes Neto, de Unión Brasil, heredero de la dinastía conservadora bahiana.

Varios casos curiosos de Bahía: Magalhaes, exintendente de Salvador, rechazó el apoyo de Bolsonaro debido al fuerte rechazo que existe en el noreste hacia el presidente y se presentó como “afrodescendiente” siendo acusado de iniciar la campaña luego de ir a la cama solar.

Bahía es el estado con más afrodescendientes de Brasil.

Río Grande do Sul

La otra disputa de fuste es la de Río Grande do Sul, estado que tiene frontera con las provincias de Misiones y Corrientes. Allí se enfrentan el ultraderechista Onyx Lorenzoni, exjefe de gabinete de Bolsonaro, con Eduardo Leite, el gobernador del PSDB.

Lorenzoni causó revuelo cuando en un debate dijo que “mejor que la vacuna es enfermarse para crear anticuerpos” y se negó a darle la mano a Leite, que es un activista gay, por su orientación sexual.

En los estados de Minas Gerais y Río de Janeiro, los más importantes después de San Pablo, fueron reelectos sus gobernadores el pasado 2 de octubre, Romeu Zema y Claudio Castro, ambos bolsonaristas.

Pernambuco

Otro caso de alto relieve político es Pernambuco, estado natal de Lula, donde lidera la centroderechista Raquel Lyra, del PSDB, con 52% de intención de voto contra Marilia Arraes, que está embarazada y es nieta del líder socialista Miguel Arraes. Ella compite por el partido Solidaridad debido a que rompió con el PT y el Partido Socialista Brasileño (PSB), aunque cuenta con el apoyo del arco lulista.

Ninguna reivindica a Bolsonaro por el alto rechazo en el nordeste a la figura presidencial.

Los otros estados con segunda vuelta son Alagoas, Amazonas, Espirito Santo, Mato Grosso do Sul, Paraíba, Rondonia, Santa Catarina y Sergipe.