Si se le pregunta a uno de los productores de Grease que es lo que destaca de esa película estrenada en 1978, seguramente dirá que costó seis millones de dólares pero que ganó 400. Si se le pregunta a algún crítico de cine qué escribió sobre esa comedia musical contará que el guion apenas existía, que el director no estuvo muy inspirado y que las coreografías se limitaron a imitar los musicales de antaño. Un adulto de hoy, adolescente de ayer, recordará que en ese momento soñó estar con esos protagonistas que bailaban, cantaban, todo mientras se enamoraban. Pero si le preguntan a John Travolta qué se llevó de esa película, no será la fama que alcanzó ni la plata que ganó sino que allí comenzó su amistad eterna con Olivia Newton-John.

Grease está basado en un musical que cuenta la historia de Sandy Olsson Danny Zuko. Ambos se enamoran en unas vacaciones de verano, pero cuando se vuelven a encontrar en la escuela, el muchacho prefiere mantener su imagen de recio que mostrarse como alguien tierno y enamorado de la dulce Sandy. A su vez la muchachita sufre una transformación de inocentona a chica hot. No hay que ser un experto guionista para saber cómo termina la historia.

“Olivia me pareció una bomba. Era un cruce entre Marilyn Monroe y una amiga simpática linda. Yo sabía que la mezcla de ambas cosas iba a ser un escándalo”, contó Travolta sobre por qué influyó para que llamaran a Newton John“Olivia me pareció una bomba. Era un cruce entre Marilyn Monroe y una amiga simpática linda. Yo sabía que la mezcla de ambas cosas iba a ser un escándalo”, contó Travolta sobre por qué influyó para que llamaran a Newton John

Para encarnar a Danny, los estudios no dudaron en convocar a Travolta. Era el actor del momento: venía de protagonizar Fiebre de sábado por la noche donde había demostrado que bailaba bien, actuaba y podía ser la fantasía de miles de adolescentes. Además, unos años antes formó parte de la versión teatral de Grease pero en un personaje secundario. Todo cerraba.

Había que encontrar a la coprotagonista. La primera opción fue Carrie Fisher, pero no convenció, lo mismo sucedió con Marie Osmond. Travolta decidió recomendarles a Olivia Newton-John que hasta ese momento solo era conocida como cantante de música country. “Tenía una voz extraordinaria, y pensé que no podría haber nadie más adecuado para el personaje de Sandy en todo el universo”, contaría el actor años después. Además le fascinaba esa mezcla de Marilyn Monroe con amiga angelical que irradiaba la australiana.

El estudio no quería contratar a Olivia Newton-John porque no tenía experiencia como actriz. Fue Travolta quien los convenció (Getty Images)El estudio no quería contratar a Olivia Newton-John porque no tenía experiencia como actriz. Fue Travolta quien los convenció (Getty Images)

La actriz narró en su biografía que cuando se encontraron en el set de Paramount en Los Ángeles, la atracción fue innegable. John salió. Nuestras miradas se cruzaron. Cuando entramos juntos en la habitación, fue mágico, y todo el mundo lo vio. No podían negar nuestra química”.

Aunque encandilada con el protagonista y halagada con la propuesta, Olivia dudaba en aceptar el papel. Había cumplido 28 años y no le parecía creíble encarnar a una adolescente diez años menor. Un productor le explicó que eso no era problema: por un lado la iluminarían con un foco suave como truco rejuvenecedor y por otro, todos los actores hacía rato que habían dejado la época de los granitos y la escuela secundaria. Le puso como ejemplo a Michael Tucci (Sonny) con 31; Jamie Donnelly (Jan) de 30; Annette Charles (Cha Cha DiGregorio) de 29 y Travolta, 23. El más jovenzuelo del grupo era Lorenzo Lamas y ya había cumplido 19.

Hubo un concurso nacional cuyo premio era hacer de extra en la película que protagonizaba John TravoltaHubo un concurso nacional cuyo premio era hacer de extra en la película que protagonizaba John Travolta

La segunda duda de Olivia fue que en el texto original, todo transcurría en Chicago, Sandy era una chica estadounidense católica de origen polaco de apellido Dumbrowski. Explicó que ella había nacido en el Reino Unido, pero desde los cinco años vivía en Melbourne y su acento australiano era muy notorio. El productor Allan Carr solucionó el problema cambiando el guion. Su Sandy sería una estudiante australiana recién llegada a Los Ángeles. Olivia deslizó que tampoco tenía experiencia como actriz, pero a los productores no les importó. Con esa cara angelical pocos se fijarían si actuaba bien o no al fin de cuentas era una comedia pasatista y no un drama de Shakespeare.

Desde el comienzo se notó que el estudio no apostaba mucho por la película. El presupuesto era muy escueto, apenas seis millones de dólares, y el tiempo de filmación asignado no superaría los dos meses. Carr además era un productor tan excéntrico como osado. Vaya un ejemplo. Para el papel del entrenador Calhoun decidió llamar a Harry Reems, que se había hecho famoso por participar en Garganta profunda. Paramount le prohibió contratarlo porque una cosa es que no te preocupe mucho el proyecto y otra contratar a un actor porno en un producto adolescente, algo que más que osado era desubicado. Así que Carr a regañadientes sacó a Reems del proyecto y también sacó 5 mil dólares de su bolsillo para resarcirlo.

Jeff Conaway, el actor que hacía de Kenickie estaba fascinado con la Newton-John y solía quedarse mudo al verla. Lo curioso es que acabó siendo su cuñado porque se casó con la hermana de la actriz, Ronna Newton-JohnJeff Conaway, el actor que hacía de Kenickie estaba fascinado con la Newton-John y solía quedarse mudo al verla. Lo curioso es que acabó siendo su cuñado porque se casó con la hermana de la actriz, Ronna Newton-John

En junio de 1977 empezó el rodaje en el instituto Venice de Los Ángeles. La locación contradecía en todo a la obra original que se desarrollaba en las ciudades industriales del este y el medio oeste estadounidense. En el guion original los protagonistas vivían su romance en un ambiente hostil de peleas y rivalidades, pero Carr pensó que eso era demasiado denso y que la gente solo quería ver a Travolta y Newton- John enamorarse entre canciones alegres, pegadizas y sin drama. Al fin de cuentas un poco de “tontol” nunca viene mal porque para dura ya está la realidad. Acortó diálogos, sacó peleas y agregó pegadizas canciones que resultaron una verdadera sorpresa. ”Hopelessly Devoted To You” fue añadida después del rodaje. Es que recién en edición los productores se dieron cuenta de que Sandy no interpretaba ni una balada en toda la película. La compusieron a toda prisa, filmaron la escena y la incluyeron en el metraje final. Luego acabaría siendo nominada al Oscar a la mejor canción original. No lo ganó, pero casi.

Otra incorporación fue “You’re The One That I Want”, el tema en el que se ve la transformación de Sandy se convirtió en la secuencia más recordada de la película. Compruébelo el lector en este video e intente no mover los pies escuchando el tema. Un detalle más: Olivia conservó los pantalones hasta noviembre de 2019, cuando los entregó a una subasta solidaria para recaudar fondos junto con la chaqueta de cuero. El lote alcanzó más de 400 mil dólares.

 

Fragmento película Grease, canción You’re The One That I Want

Aunque la filmación duró poco, no fue sencilla. Se grabó en verano y con un calor agobiante. La coreografía de la escena del baile en la escuela fue durísima. Rodada durante cinco días, el elenco debía bailar con trajes de manga larga o vestidos ajustados sin perder gracia ni sonrisa en un sofocante gimnasio con ventanas cerradas. Algunos pensaban que hasta rodar en un sauna era menos tortuoso. Las jornadas terminaban con los actores agotados y hasta desmayados. Aunque no tan extremo también debían mascar chicle todo el tiempo porque se consideraba que eso hacían los adolescentes. Entre extras y actores principales mascaban cinco mil por día, por lo que se consumieron en total cerca de 100 mil chicles. Nunca trascendió dónde los arrojaban y si además de seguro médico tenían seguro dental.

En medio de una filmación con mucho de improvisación, Travolta pronto demostró por qué se convertiría en uno de los hombres más importantes de la industria. “Lo rodeaba una energía como nunca he visto antes —contó Dinah Manoff, que en la película interpretaba a Marty, una de las Pink Ladie—. Ni siquiera era carnal. No he vuelto estar junto a alguien cuyo carisma estuviera en su punto álgido de esa manera. No soy capaz de describírtelo. Ninguna otra estrella de cine con la que yo haya tenido contacto irradiaba tanta energía como él en aquella época”.

Las escenas del instituto estaban rodadas en el Venice High School, en Venice, California. El edificio estaba al lado de una granja de cerdos así que algunos días solía percibirse un fuerte olor a jamónLas escenas del instituto estaban rodadas en el Venice High School, en Venice, California. El edificio estaba al lado de una granja de cerdos así que algunos días solía percibirse un fuerte olor a jamón

Aunque disimulaba, todos sabían que no eran tiempos fáciles para Travolta. Unos meses antes su gran amor, la actriz Diana Hyland, había fallecido en sus brazos. De hecho aceptó filmar la película porque le permitía concentrarse en otra cosa que le permitiera aliviar un poco el dolor. En medio de esa tristeza pronto notaron “la intensa y mágica atracción” que las dos estrellas sentían la una por la otra.

En su biografía, la actriz todavía recuerda la reacción de su compañero el día que ella entró en el set de filmación con su pelo rizado, su lápiz de labios rojo y sus pantalones ajustados. “Hubo jadeos, gritos y muchos silbidos. John estaba grabando una canción y yo me pavoneé en el set. Dejó de cantar a mitad del tema, cuando su cabeza se levantó y sus ojos se abrieron. ‘¡Cuéntame más, cuéntame más!’, gritó. Nos reímos mucho. Era exactamente la reacción que yo quería de él”.

Para grabar You’re the one that I want, Olivia Newton-Yohneligió unos pantalones negros tan ajustados que a mitad del baile el cierre se rompió reventó y tuvieron que coserle los pantalones para terminar de rodarPara grabar You’re the one that I want, Olivia Newton-Yohneligió unos pantalones negros tan ajustados que a mitad del baile el cierre se rompió reventó y tuvieron que coserle los pantalones para terminar de rodar

Con más experiencia, John también se preocupó por cuidarla. En una escena el actor se puso delante de la cámara a propósito. Cuando ella le preguntó que había pasado la respuesta fue: “‘Siento haber metido la pata. Liv, lo hice a propósito porque no quiero que usen esa toma. Sé que puedes hacerlo mejor’, me dijo. Tuve un gran amor y apoyo de su parte y el sentimiento fue mutuo. Estaré siempre agradecida por sus atenciones”

Con una química evidente, los rumores de un romance entre los protagonistas arreciaban, sin embargo ellos prefirieron ser amigos antes que novios. ¿Por qué? En el libro, Olivia dejó las cosas claras. “En el set de Grease, él me decía: ‘Liv, el sueño de todo hombre es tenerte como novia’. Sí, nos gustábamos mucho y había una atracción, pero nunca salimos porque los dos estábamos involucrados con otras personas en ese momento y los dos somos muy leales”. Por eso, “nunca fueron más allá de tener una linda amistad con John”.

Travolta también admitió la atracción que sentía por su compañera: “Estuvo a punto de suceder entre nosotros un par de veces, pero no fue así. A veces la vida te ofrece momentos equivocados, pero nosotros tuvimos que dejarlo como queridos amigos”.

Tras su estreno en 1978, Grease volvió a los cines estadounidenses en 1998 para conmemorar su 20º aniversario Tras su estreno en 1978, Grease volvió a los cines estadounidenses en 1998 para conmemorar su 20º aniversario

La película se estrenó el 16 de junio de 1978 y fue destrozada por la crítica. Como recopila Vanity FairThe Today Show la llamó “comida basura visual” y el Daily News escribió que “tendría que haberse incluido en la página de necrológicas”, que había sido rodada “por una panda de memos que no tienen ni la menor idea de lo que es una cámara”, que su banda sonora era “atroz” y que Newton-John “suena como una vaca con un oído delante de otro, lo que hace que su debut en pantalla tenga menos carisma que la leche rancia”. Al público no le importó. La convirtió en un exitazo que durante semanas encabezó el top de películas más vistas.

Desde entonces, los actores no se separaron. Se convirtieron en esos amigos entrañables que se alegran en las buenas y no te abandonan en las malas. “Cuando compartes un éxito tan meteórico como ese, imposible de superar, hay un lazo que siempre permanece”, reconoció Travolta durante la celebración del 40 aniversario de la película. “Estuve junto a Olivia durante el nacimiento de su hija, su divorcio, cuando perdió a su hermana. Y ella lo mismo, durante mi matrimonio, mis hijos. Un montón de recuerdos compartidos”.

A Newton-John le diagnosticaron por primera vez cáncer en 1992 y nuevamente en 2013. En 2018, confirmó que estaba enfrentándose de nuevo a esta enfermedad. Travolta siempre la acompañó (Foto: REUTERS)A Newton-John le diagnosticaron por primera vez cáncer en 1992 y nuevamente en 2013. En 2018, confirmó que estaba enfrentándose de nuevo a esta enfermedad. Travolta siempre la acompañó (Foto: REUTERS)

Contó que solía ir a verla, compartían una cena pero sobre todo hablaban de su vidas y fantaseaban con volver a trabajar juntos. “John siempre está ahí para echar una mano”, reveló la actriz y ese estar ahí significó acompañarla las tres veces que le diagnosticaron cáncer. Un solo gesto alcanza para mostrar la amistad que los unió. John Esterling, el marido de Olivia, no había visto nunca Grease. Según contó Newton-John a la revista InStyle, cuando Travolta lo supo los invitó a su casa pero no se limitó a ofrecer unas bebidas y pochoclo. Luego de cenar, los llevó a su avión donde vieron el largometraje los cuatro juntos mientras comían el postre. “Fue una sorpresa. Y mi marido la pudo ver con nosotros dos, la mejor forma de verla”, recordó la intérprete.

El 8 de agosto de este año, Newton-John murió de cáncer. “Mi querida Olivia, hiciste nuestras vidas mucho mejores. Tu impacto fue increíble. Te quiero mucho. Nos veremos más allá en la carretera y estaremos juntos de nuevo. Tuyo, desde el primer momento en que te vi y para siempre”, mostró su corazón Travolta en su perfil de Instagram y cerró su mensaje con un “tu Danny, tu John”. Y no necesitó decir más, porque como dijo Lou Reed, “la vida es buena, pero de justa no tiene nada”.

Travolta y Olivia Newton John caracterizados como los personajes de Grease en el 40 aniversario de la película (@therealonj)Travolta y Olivia Newton John caracterizados como los personajes de Grease en el 40 aniversario de la película (@therealonj)