Farina Pao Paucar Franco, más conocida como simplemente Farina, es una de las grandes referentes colombianas del género urbano. Sin embargo, su camino al éxito no fue nada sencillo. No solo debió superar el bullying que le hacían por sus rasgos físicos y sus orígenes, sino que también tuvo que enfrentarse a las críticas y la incomprensión del público, porque el rap era entonces una industria minoritaria en Latinoamérica, en especial para las mujeres.

“Cuando yo salí, la mitad del país no entendía bien lo que yo quería dar a conocer. Ahora varias personas de mi país me piden disculpas por no reconocer que hace tantos años yo tenía una visión que hoy se está dando con la música urbana. Mucha gente entonces se preguntaba qué es lo que yo estaba tratando de hacer”, recordó.

Farina: la diosa colombiana que debió superar el bullying

En una entrevista que le brindó a la agencia de noticias EFE desde su casa en Medellín, Colombia, a mediados de 2020 en plena pandemia de coronavirus, Farina recordó con dolor el bullying que sufrió durante su infancia.

Farina contó que sufrió bullying de chica.
Farina contó que sufrió bullying de chica.

“Yo tengo rasgos indígenas de parte de padre y de pequeña sufrí muchísimo bullying por eso. De niña me dolía y la pasé muy mal. Es un tema muy personal y doloroso”, reveló la artista.

Ella creció en un “ambiente multicultural”, según definió. Su papá es peruano, su mamá es de la costa colombiana, uno de sus abuelos es chino y tiene parte de su familia árabe. “Soy eso, los colores, los sabores y los sonidos de muchas partes diferentes”, se enorgulleció.

Según contó, con el tiempo logró superar sus inseguridades y amar sus orígenes: “Al final aprendí a amar mi raza. Sí soy una india, pero eso no me quita la inteligencia, ni que me preparé y logré lo que me propuse. Creo que ser positivo y demostrar lo que uno puede hacer es la mejor lección a los que te acosan y a los racistas”.

Farina: su duro camino al éxito

Farina nació el 16 de septiembre de 1986 en Medellín, Colombia. Su primera aparición fue en 2005, cuando participó del reality musical “Factor X”. Desde un principio, mostró su pasión por el género urbano. Su vestimenta, su manera de rapear y hasta las letras de sus canciones no tuvieron el apoyo masivo del público, dado que ese estilo aún estaba lejos de convertirse en moda y de mover millones de dólares en la industria como lo hace ahora.

Farina y Maluma – Así Así, la canción interpretada por los dos cantantes colombianos.

Como no logró triunfar en la música, se adentró en la actuación. Así fue como participó en la novela “Tres Milagros”, que le valió la nominación a Premios TV y Novelas de Colombia como Mejor Actriz y como Revelación de año. En 2011, fue la serie más vista de Colombia y también se transmitió en Estados Unidos, Panamá, Venezuela, Ecuador y República Dominicana.

Entonces, aprovechó su fama para relanzar su carrera musical. Esta vez, fue bien recibida por el público. Poco a poco, comenzó a colaborar con artista de talla mundial y su popularidad creció más y más. En 2013, estrenó la canción “Pum Pum” con Ñengo Flow y fue incluida en los Charts de Europa Hits Reggaeton 2014.

En 2015, lanzó “Jala, jala” junto a J Álvarez; en 2016, cantó “Si ellos supieran” en dúo con Bryant Myers, y en 2017, publicó el sencillo “Mejor que yo”, con el que recibió una nominación en los premios Grammy, en la categoría Artist of Tomorrow. Más tarde llegarían éxitos con Thalia, Maluma, Natti Natasha, Cazzu y Arcangel, entre otros, así como freestyles que se viralizaron en las redes sociales.

Farina al cine: protagonista de “Flow de calle”

Luego de un año de producción, se estrenó a fines de marzo “Flow de calle”, una película con una historia musical que tiene como protagonista a Farina. Según contó la artista colombiana, aceptó la propuesta porque el argumento del filme se asemeja con su propio camino en la industria.

Farina protagonizó la película Flow de Calle.
Farina protagonizó la película Flow de Calle.

“Cuando leí el guion, supe que Dios me puso esta película porque era yo quien tenía que darle vida a este personaje. Sentí que estaban narrando mi propia historia personal. Así que le dije a mi equipo que me iba a enfocar en este proyecto y es sumamente especial para mí. En cada escena lloraba como si estuviese reviviendo mi pasado”, se emocionó.

Y completó: “Flor de Calle es tan yo, me permite rapear, cantar… Fue ver mi historia y recordar cuando se burlaban de mí en mis inicios siendo la primera mujer urbana de mi país; esa fue mi realidad y no te puedo decir que recibí los aplausos desde el comienzo. Me tocó recibir burlas, que me cerraran puertas; escuchar que me dijeran ‘tú no sirves’”.