La conjuntivitis es una inflamación o infección en la membrana transparente (conjuntiva) que recubre internamente el párpado y la parte blanca del globo ocular. Cuando los pequeños vasos sanguíneos de la conjuntiva se inflaman, se hacen más visibles y por eso, la parte blanca del ojo se torna rojiza y los párpados pueden arder o picar.

Existen algunos remedios caseros que ayudan a bajar la inflamación, pero que no son la cura definitiva. Leonardo Fernández Irigaray (M.N. 86.779), médico oftalmólogo y miembro titular de la Sociedad Argentina de Oftalmología Infantil, señaló que hay diferentes etiologías de conjuntivitis, por lo que lo más recomendable es consultar con un especialista.

“Sugiero siempre realizar higiene ocular con solución fisiológica fría. El té frío, de preparación diaria, también es bueno para reducir la irritación”, explicó.

¿Por qué se puede tener conjuntivitis?

El especialista dijo que esta patología suele ser producto de una infección viral o bacteriana o de una reacción alérgica. Puede afectar a uno o a ambos ojos. Si bien puede ser muy molesta, rara vez afecta la visión.

La conjuntivitis suele provocar ardor y picazón. (Foto: Adobe Stock)
La conjuntivitis suele provocar ardor y picazón. (Foto: Adobe Stock)

“Debido a que esta afección puede ser muy contagiosa por un período de hasta dos semanas después de que aparecen los signos y síntomas, el rápido diagnóstico y tratamiento ayudan a no contagiar a otros”, aclaró.

Para él, si los ojos no mejoran al cabo de 12 a 24 horas, es necesario pedir una consulta con un oftalmólogo, quien podrá detectar si existe una infección ocular más grave y determinará si es necesario o no el uso de antibióticos.

¿Qué tipos de conjuntivitis existen?

  • Conjuntivitis viral y bacteriana: la mayoría de los casos de conjuntivitis son consecuencia de un virus. En tanto, usar lentes de contacto mal limpiados o ajenos puede provocar una conjuntivitis bacteriana. Ambos tipos son muy contagiosos.
  • Conjuntivitis alérgica: afecta a ambos ojos y es la respuesta del cuerpo ante una sustancia que causa alergia, como el polen. En respuesta a los alergénicos, el cuerpo produce un anticuerpo llamado inmunoglobulina E (IgE). Este provoca que unas células especiales, conocidas como mastocitos, de la capa mucosa de los ojos y de las vías respiratorias, liberen sustancias inflamatorias, entre ellas las histaminas. La liberación corporal de histaminas puede producir varios signos y síntomas de alergia, como el enrojecimiento de los ojos. Este tipo de conjuntivitis puede provocar picazón intensa, lagrimeo e inflamación en los ojos, así como también estornudos y secreción nasal acuosa. La mayoría puede ser controlada con colirios antialérgicos.
  • Conjuntivitis por irritación: la irritación por la salpicadura de una sustancia química o la presencia de un cuerpo extraño en el ojo también se asocia con la conjuntivitis. A veces, enjuagar y limpiar el ojo para eliminar la sustancia química o el cuerpo extraño del ojo causa enrojecimiento e irritación. Los signos y síntomas, que pueden ser de ojos llorosos y una secreción mucosa, generalmente desaparecen por sí solos en uno o dos días.

Hierbas y plantas efectivas para calmar la irritación ocular

La eufrasia, las flores de aciano o el hamamelisson útiles para desinflamar, aliviar la irritación y tratar otros síntomas típicos de la inflamación ocular. Como actúan sobre la superficie ocular, desinfectan la zona y mitigan los síntomas.

Tips para reducir la inflamación e irritación ocular por conjuntivitis

Estas hierbas se utilizan como el té. Se usa una cucharada de la planta elegida, se hierve 3 minutos en 250 ml de agua y se deja reposar unos cinco minutos. Luego, se aplica con un algodón en la zona ocular afectada.

  • Las flores de aciano desinflaman la parte anterior del globo ocular.
  • El hamamelis suaviza y alivia el picor causado por el polvo, el humo o el cansancio
  • La decocción de la corteza de roble se indica en conjuntivitis alérgicas.
  • La hierba de San Roberto es muy útil si se presentan abundante secreción y legañas.
  • La infusión de pétalos de rosa alivia el picor y desinflama.
  • La manzanilla, la más popular, posee un efecto emoliente, antiséptico y cicatrizante.