Después de confirmar la pelea entre Darío Benedetto y Carlos Zambrano en el entretiempo del partido contra Racing en Avellaneda, Juan Román Riquelme fue hasta el hotel donde quedó concentrado el plantel y les pidió una reunión a los jugadores con la intención de que el incidente no pase a mayores ni vuelva a repetirse.

Riquelme no estuvo en la cancha de Racing y recibió el informe del cuerpo técnico de la pelea entre Benedetto y Zambrano que terminó con el futbolista peruano con el pómulo izquierdo inflamado por un golpe.

El vicepresidente de Boca decidió ir desde su casa en la zona norte del Gran Buenos Aires hasta el hotel Intercontinental, en el microcentro porteño, y se reunió con el plantel: tenía la necesidad de poner orden, pedir tranquilidad y mostrar autoridad en un momento difícil.

“Esto no es boxeo”, les habría dicho Riquelme a los jugadores, según informó TyC Sports. Asimismo, habría agregado que “los domingos tienen que tener hermandad”, en relación al respeto que deben tenerse dentro de la cancha unos a otros.

El vice también reclamó que Benedetto y Zambrano “le faltaron el respeto al hincha”. Y advirtió: “Cruzaron la línea, están buscando que los insulten”.

“Hubo una discusión”, admitió Hugo Ibarra sobre el incidente entre Benedetto y Zambrano en el túnel del estadio de Racing camino al vestuario. Riquelme se enteró que hubo mucho más que una discusión y por eso decidió tomar cartas en el asunto esa misma noche.

Boca está viviendo momentos complicados desde la eliminación de la Copa Libertadores en los octavos de final. La campaña no es la esperada y la salida de Sebastián Battaglia por decisión del Consejo de Fútbol derivó en una conducción interina de Hugo Ibarra hasta diciembre.

La pelea entre Benedetto y Zambrano

Un nuevo escándalo protagonizado por dos jugadores de Boca Juniors. Esta vez, en el medio de un partido. Según la transmisión oficial del duelo en el que el Xeneize enfrenta a Racing por la fecha número 13 de la Liga Profesional, Darío Benedetto y Carlos Zambrano mantuvieron un acalorado cruce en el vestuario durante el entretiempo.Play Video

Al terminar el primer tiempo, al Pipa se lo vio bastante enojado y, aún dentro del campo de juego, se puso en el medio de un círculo entre sus compañeros y emitió algunas palabras subidas de tono.

En el regreso a la cancha, las cámaras de la televisión advirtieron que Zambrano tenía una marca en su rostro. El relator Sebastián Vignolo preguntó a qué se debía esa lesión y Morena Beltrán, desde el campo de juego, comentó que había existido un cruce entre el peruano y el delantero. “¿El cruce con Benedetto no fue?”, preguntó la periodista.